Explorando el presente y el futuro de nuestra relación con las pantallas y los datos

La pieza rinde homenaje a la película clásica de Kubrick “2001” y se presenta como una metáfora de las pantallas omnipresentes de hoy. La pantalla es el espejo mágico en el que construimos nuestras personas y donde toma forma una parte cada vez mayor de nuestra realidad. Se ha integrado en nuestras vidas hasta un punto que hasta hace poco era todavía inconcebible.