Una instalación anti-interactiva que pide paciencia

Desde el momento en que ingresamos a este ecosistema algorítmico generativo multicanal, quedamos intrínsecamente vinculados a él. Nuestra presencia y quietud ayudan al jardín a florecer, mientras que nuestro movimiento hace que retroceda.