Un laberinto visual/arquitectónico que reflexiona sobre el ritmo implacable de la vida

Una instalación interactiva realizada por alumnos de Elisava que actúa como posible vía de escape de nuestra opresiva realidad. Como si mirar directamente a la madriguera del conejo nos llevara a una nueva dimensión, desconocida y misteriosa, llena de posibilidades y libertad, donde el tiempo ya no importa y las rutinas dejan de existir.