Acto de fe es una exploración de nuestra relación con la tecnología y las similitudes que tenemos con la religión. Es sobre las herramientas implicadas en ambos procesos (jerarquía, simbología y iconografía, gestión del alma, poder, arquitectura…) y sobre el impacto que tiene esta relación en nosotros mismos.

La investigación toma forma de ceremonia sonora, con Marc Vilajuana a la voz, Adrià Grandia a la zanfona y sintetizador modular, Carlos Martorell en los sintetizadors y artiphon, y una inteligencia artificial entrenada con 11.000 partituras religiosas en total: de la edad media y renacimiento para la primera mitad de la pieza, y material tradicional para la segunda. Acto de fe entrelaza los ritos de paso con los protocolos de redes, la simbología litúrgica y el MIDI como canales de comunicación, el alma y el perfil digital, y explora las jerarquías establecidas para presentar en un solo plano a humanidad y máquina/dios.